En un rincón de Nervión, Palacio de la Buhaira, Sevilla.