UN RINCÓN CON DUENDE EN EL ACCESO A LA PLAZA DEL CABILDO DE SEVILLA