La memoria lacerante que se refleja en las lacerías que convierten la apagada humedad del barro en el brillo insomne del azulejo