El riesgo de asomarse a Sevilla. - Fotomóvil ABC