Y cuando vuelva a Sevilla en primavera…