Barqueta y Alamillo, siempre unidos desde su construcción - Fotomóvil ABC